Estrategia de mercado

Si bien el mes pasado estuvo repleto de desarrollos positivos en los mercados maduros, una serie de eventos imprevistos, meteorológicos y de diverso tipo, incidió negativamente en el crecimiento de Estados Unidos. Uno de ellos fue la brusca apreciación del dólar estadounidense, lo que lastró no solo a su propia economía sino también la de los países con deuda viva en USD. No obstante, el horizonte no se presenta tan negro para EE.UU.; la notable mejora de la tendencia de los datos de crédito, junto con otros indicadores adelantados, hace prever una recuperación del crecimiento a lo largo de los próximos meses.

También en Europa hay signos claros de recuperación: la caída de los precios del petróleo, la depreciación del euro y la disminución de los tipos de interés. Y gracias al programa de compra de deuda que el BCE puso en marcha el pasado mes de enero para (a) combatir el riesgo de deflación, y (b) reducir los diferenciales de los tipos de interés corporativos entre Alemania y los países periféricos de la UE, Europa está comenzando ya a registrar un aumento tanto de la confianza de los inversores como del apetito por el riesgo.

Desde el punto de vista de las materias primas, los precios del petróleo han desempeñado un rol importante al mejorar el poder adquisitivo de los países importadores y acentuar las expectativas de deflación.

Para una visión y un análisis en mayor profundidad, vea el vídeo de Market Strategy de este mes.

1. Mejoría en los datos económicos de los mercados maduros
2. Primeras señales de éxito del programa QE del BCE
3. El dólar estadounidense y los precios del petróleo
4. Nuestras conclusiones



Note : Do not remove this line. Biography will be loaded automatically



Para rematar